¿Cómo documentar una novela? Parte I

En varias ocasiones os hemos hablado de como debemos documentar una ficción tanto a nivel de guión como a nivel ambiental. Gran parte del trabajo documental de una producción audiovisual radica en eso mismo, lo visual, y por ello asociamos las imágenes que vemos con las imágenes que conocemos o la idea que tenemos de algo. En cambio en una novela tenemos que crear nuestras propias imágenes o escenas a través de las descripciones que nos trasmite el narrador. Por ello, en el ámbito de la literatura la importancia de la documentación es igual o más importante en que en cualquier producción visual: el autor tiene que hacer que a través de las palabras creemos un relato creíble en nuestra cabeza.

¿Por dónde empezar?

Una vez definidos el cómo, el cuándo, el dónde, quienes y por qué de nuestra novela comenzaremos a nuestra investigación.

Da igual si es una novela histórica o una novela ambientada en el presente, necesitamos saber por dónde van a moverse nuestros personajes, el entorno que les rodea y que tipo de personajes vamos a desarrollar (clase social, profesión, etc…)

Lo primero de todo será consultar las fuentes.

Ve a la Biblioteca y consulta los Archivos

En el caso de que queramos ambientar nuestra novela en alguna época anterior debemos tener claro si queremos que aparezcan personajes y hechos históricos o simplemente vamos a ambientar a los personajes en una época. En el primero de los casos y como licenciada en Historia, intentaría leer historiadores y autores de la época e historiadores contemporáneos siempre teniendo en cuenta que la historia es subjetiva y difiere mucho de unos historiadores a otros. En el caso de que solo queramos dar una ambientación, podemos acudir a literatura de la época y libros de Historia Social o de La Vida Cotidiana. Dentro de la literatura podemos encontrar no solamente datos sobre como se hablaba sino lo que se comía, el transporte, los juegos, las modas etc… Es recomendable también tirar de hemeroteca en los dos casos y buscar publicaciones impresas de todo tipo donde encontrar información variada.

También es fundamental la consulta de archivos para nuestra investigación ya que en ellos se custodian documentos oficiales, cartas, defunciones, documentación personal, etc… que pueden proporcionarnos información muy valiosa sobre todo si introducimos personajes reales a nuestra historia.

En el caso de que nuestro relato sea contemporáneo, la consulta de fuentes escritas puede ser menos exhaustiva porque hablaremos del mundo que nos rodea, pero si queremos ambientar nuestra novela en un sitio que no conocemos o nuestro personaje tiene una profesión de la que no tenemos información, deberemos consultar fuentes escritas, por ejemplo si nuestro personaje principal fuese psicólogo, sería importante consultar algún libro de psicología que nos ayudase no solo en el desarrollo del mismo sino a la hora de utilizar lenguaje técnico que de veracidad.

Consulta Internet

Tenemos la gran suerte (o desgracia) de poder acceder a cantidades ingentes de información a través de la red. Internet nos da acceso a publicaciones académicas, webs especializadas y archivos digitales pero también a informaciones de dudosa procedencia con las que tenemos que ser muy cautelosos, sobre todo a lo que historia se refiere.

Pregúntale a tu vecino, a tu padre, a un amigo

Si nuestra novela se remonta a mucho tiempo atrás no podremos llevar a cabo esta parte, pero si hablamos de historia reciente o con nuestros contemporáneos podremos sacar mucha información interesante. Tenemos que tener en cuenta que todo el mundo da un punto de vista subjetivo y tal vez ahí radique la importancia de esto: un punto de vista propio nos puede ayudar a desarrollar la visión de un personaje respecto al entorno que le rodea. Si por ejemplo que remos escribir sobre un asesinato seria interesante preguntar a un policía no solamente por los procedimientos a seguir sino por las percepciones que tiene (que ocurrió la primera vez que vio sangre, que sensación tiene unos al disparar, etc…).

Recurre a material audiovisual

Si bien es verdad que este paso puede ser más relevante para una producción visual, es importante también documentarse a través de las imágenes para poder plasmar la realidad en palabras.

Si bien es verdad que es complicado acceder a algunos materiales que no están digitalizados, cada vez es más fácil acceder a este tipo de materiales gracias a la red, entre ellos YouTube es un gran repositorio de videos históricos.

En el próximos post os hablaremos de recursos donde encontrar materiales y como organizar vuestra información.

 

Anuncios

Acerca de El Documentalista Audiovisual

Somos Isabel Borruel y Patricia Wert, dos documentalistas con muchas ganas de trabajar, mejorar y seguir aprendiendo. En este blog queremos compartir diversa información relacionada con nuestra profesión y la documentación audiovisual.
Esta entrada fue publicada en Publicaciones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s